El sacramento de la confirmación

265. ¿Qué lugar ocupa la Confirmación en el designio divino de salvación?

1285-1288
1315

En la Antigua Alianza, los profetas anunciaron que el Espíritu del Señor reposaría sobre el Mesías esperado y sobre todo el pueblo mesiánico. Toda la vida y la misión de Jesús se desarrollan en una total comunión con el Espíritu Santo. Los Apóstoles reciben el Espíritu Santo en Pentecostés y anuncian «las maravillas de Dios» (Hch 2,11). Comunican a los nuevos bautizados, mediante la imposición de las manos, el don del mismo Espíritu. A lo largo de los siglos, la Iglesia ha seguido viviendo del Espíritu y comunicándolo a sus hijos.

266. ¿Por qué se llama Confirmación o Crismación?

1289

Se llama Confirmación, porque confirma y refuerza la gracia bautismal. Se llama Crismación, puesto que un rito esencial de este sacramento es la unción con el Santo Crisma (en las Iglesias Orientales, unción con el Santo Myron).

267. ¿Cuál es el rito esencial de la Confirmación?

1290-1301
1318
1320-1321

El rito esencial de la Confirmación es la unción con el Santo Crisma (aceite de oliva mezclado con perfumes, consagrado por el obispo), que se hace con la imposición de manos por parte del ministro, el cual pronuncia las palabras sacramentales propias del rito. En Occidente, esta unción se hace sobre la frente del bautizado con estas palabras: «Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo». En las Iglesias Orientales de rito bizantino, la unción se hace también en otras partes del cuerpo, con la fórmula: «Sello del don del Espíritu Santo».

268. ¿Cuál es el efecto de la Confirmación?

1302-1305
1316-1317

El efecto de la Confirmación es la especial efusión del Espíritu Santo, tal como sucedió en Pentecostés. Esta efusión imprime en el alma un carácter indeleble y otorga un crecimiento de la gracia bautismal; arraiga más profundamente la filiación divina; une más fuertemente con Cristo y con su Iglesia; fortalece en el alma los dones del Espíritu Santo; concede una fuerza especial para dar testimonio de la fe cristiana.

269. ¿Quién puede recibir este sacramento?

1306-1311
1319

El sacramento de la Confirmación puede y debe recibirlo, una sola vez, aquel que ya ha sido bautizado. Para recibirlo con fruto hay que estar en gracia de Dios.

270. ¿Quién es el ministro de la Confirmación?

1312-1314

El ministro originario de la Confirmación es el obispo: se manifiesta así el vínculo del confirmado con la Iglesia en su dimensión apostólica. Cuando el sacramento es administrado por un presbítero, como sucede ordinariamente en Oriente y en casos particulares en Occidente, es el mismo presbítero, colaborador del obispo, y el santo crisma, consagrado por éste, quienes expresan el vínculo del confirmado con el obispo y con la Iglesia.

Deja un comentario

Oraciones para todo momento

Si se encuentra decaído, con falta de fuerzas o quiere rezar por un tercero, puede realizar una oracion de sanacion (http://www.oraciondesanacion.org), o bien si necesita comunicarse para reclamar por una injusticia, puede realizar una oracion al justo juez, ambas son oraciones poderosas, especialmente para los catolicos (http://www.oracionescatolicas.top).

Si necesitas sentirte protegido, puedes hacer una oración de protección, o el padre nuestro. Y para casos de penitencia, puedes reflexionar con el santo rosario.

No hay que olvidar rezar todas las mañanas al despertar (http://www.oraciondelamanana.com), y en caso de un imposible, siempre se puede recurrir a san judas tadeo. Pero para ello es importante tener verdadera fe, creer, como cuando uno recita el credo.

Si requerimos de una oracion rápida y efectiva, podemos rezar a San Expedito (www.oracionasanexpedito.com). Y si se trata de un caso imposible, podemos acudir a santa rita de casia (santaritadecasia.net).

Una buena forma de volver a sentir la fe, podría ser reflexionar sobre el via crucis que Cristo padeció, o leer el salmo 91 de la biblia.